Abel Castro con su masterclass online organizada por Profoto protagonista de nuevo del cambio del aula por las pantallas de los alumnos de las Escuelas de Fotografía de Breña Baja y de Los Llanos de Aridane

masterclass abel 18-04-20

ProfotoTM (marca que patrocina ambas escuelas) ha sido, por quinta semana desde que se publicara el Decreto del Estado de Alarma por la Covid-19, fiel a su oferta de Masterclass online. Esta mañana, los alumnos de las Escuelas de Fotografía de Breña Baja y de Los Llanos de Aridane han cambiado sus aulas por las pantallas para seguir las enseñanzas que, nuevamente, el Innovafoto Trainer Abel Castro, tenía que transmitirles acerca de la inspiración y la creatividad a través de la luz que ofrecen los flashes y modificadores de la marca.

Comenzó reflexionando sobre la manera más extendida del proceso de aprendizaje, centrándose en los defectos a compensar, en vez de potenciar las aptitudes en las que se destaca, porque para él, «nos tenemos que descubrir a nosotros mismos, lo que nos gusta, qué nos apasiona y qué se nos da bien». Recomendó coger «con pinzas» las opiniones de otros fotógrafos, porque «en fotografía no hay verdades, hay opiniones y hay sensaciones».

Propuso también luchar contra «la invariabilidad en el gusto», porque impide probar nuevas cosas, «quitarle importancia al gusto que tenemos hoy» para «darle importancia a lo que puedo hacer que no hacía hace un año» y evitar la excusa, muy extendida en el colectivo, de la falta de medios y usarla como germen de la creatividad hasta el punto de proponerlo como ejercicio cuando se da la circunstancia inversa, en la que se disponen de todos los medios.

Cargó contra la «búsqueda de la perfección», pues «como objetivo, no esta mal», pero «es el enemigo de lo posible» y si nos lleva a ni siquiera intentar nuevas ideas que surjan en la cabeza, obteniendo como resultado la pérdida de aprendizaje, porque se aprende «muchísimo más de lo que sale mal» por lo que es importante dejar de buscar la perfección, al menos, en las pruebas o en los proyectos personales.

Manifestó estar en contra de poner en valor a la gente que no tiene técnica, que dispara por disparar, no les niega el talento, pero sugirió que si a ese talento se le suma la técnica, «imagina lo que pueden llegar a hacer», la técnica es el camino que ayuda a avanzar, porque otorga más posibilidades de de evolucionar y crecer.

Tras ocupar el primer tercio de la masterclass con las reflexiones anteriores, pasó a realizar esquemas de luz usando para ello, como en ocasiones pasadas, a los «sospechosos habituales»: «Pilarica» y los flashes ProfotoTM, así como los modificadores de la marca. Fiel a los preceptos con los que comenzó la masterclass, llegó a llevarle la contraria a un profesor que le «prohibía meter los flashes en el encuadre» disponiendo varios esquemas en los que la fuente de luz era parte de la escena, mientras recordaba las palabras en sentido contrario que le dio un pintor: «si la fuente de luz no se puede meter en el encuadre, todas las fotos hechas al atardecer, estarían mal».

Finalizó confesando la necesidad de hacer las reflexiones con las que comenzó, pues en los talleres presenciales está habituado a ello, y a pesar de haberle costado acostumbrarse a no ver caras, sino tener que leer los comentarios, la frase que resumiría su sensación bajo estas circunstancias es: «Profoto me da la luz, pero vosotros me dais la energía».

La Escuela de Fotografía de Breña Baja se desarrolla gracias a la Concejalía de Cultura, Educación, Artesanía y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Breña Baja, mientras que la Escuela de Fotografía de Los Llanos de Aridane lo hace gracias a la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane. Ambas cuentan con patrocinadores como La Chatita y ProfotoTM, sin los cuales sería imposible ofrecer algunas de las ventajas que complementan la oferta formativa.

Artículo patrocinado por: